Enfermedades de Caza Mayor – 1ª Parte: Triquinelosis.

Todo buen cazador tiene que tener algo de  información básica acerca de las dos enfermedades que cursan con más prevalencia en las especies cinegéticas de caza mayor más comunes en nuestro contorno,  el jabalí y el venado.

Estas dos enfermedades son la Tuberculosis y Triquiinelosis. Ambas enfermedades son objeto de estudio (por parte de veterinarios autorizados por los distritos sanitarios) en las monterías.

En esta entrada nos centraremos en la Triquinelosis y más adelante en otra entrada hablaremos de la tuberculosis.

A continuación describiremos los puntos más importantes:
Enfermedad causada por el parásito Trichinella spiralis.

Está presente en varias especies tanto domésticas como silvestres. Además es una zoonosis, por lo cual, afecta al hombre. El cerdo doméstico y el jabalí son muy importantes en el mantenimiento y trasmisión de la enfermedad, actuando como reservorio.
Su ciclo se centra en el consumo de carne (animales carnívoros o carroñeros). Los parásitos forman quistes en la musculatura del animal infectado.

Los músculos donde son más frecuentes las migraciones y, por tanto, las lesiones, son aquellos que están más oxigenados (los que más se mueven) como el diafragma, la lengua, maseteros, intercostales, corazón y músculos del globo ocular principalmente. Por ello, las muestras que obligatoriamente debe analizar el veterinario deben contener alguna de estas partes (diafragma, lengua e intercostales habitualmente).

La infestación en humanos es consecuencia, por tanto, del consumo de animales parasitados (cerdos y más frecuentemente jabalíes), por ello es obligatorio analizar todos los porcinos, tanto domésticos (realizado obligatoriamente en el matadero) como salvajes (veterinarios autorizados, oficiales o colaboradores) eliminando aquellos que son positivos. Además, se recomienda evitar el consumo de carne cruda o poco hecha, procurando que se cocine a altas temperaturas y durante un tiempo prolongado, para reducir aún más los riesgos. Los ahumados y salazones no eliminan las larvas .

 

jabali
Los síntomas de la triquina en humanos tienen varias fases:
Fase inicial o gastrointestinal: dolor abdominal, vómitos y diarrea, cuando ha pasado poco tiempo desde el consumo de la carne parasitada. El tratamiento con antihelminticos (medicamentos antiparasitarios) es efectivo sólo en esta fase. Posteriormente no existe tratamiento específico y solo se pude luchar de forma sintomática.
Fase muscular: fiebre y dolores musculares. Los quistes provocan lesiones de tipo mecánico por la migración en función de su localización. En el músculo cardiaco provocan arritmias e insuficiencia cardíaca, además pueden aparecer dolores de cabeza e incluso meningitis.

Es cierto que es una enfermedad altamente controlada en el cerdo doméstico, sin embargo, en el jabalí,  los propios consumidores  están obligados legal y moralmente a solicitar la realización de la prueba al veterinario correspondiente. El coste de la prueba es bajo, sobre todo teniendo en cuenta el riesgo que corremos sino sabemos con certeza que lo que comemos  está libre de Triquina y no debemos olvidar que todos los años aparecen casos.

 

Moraño

 

Francisco Sánchez Vacas

VETERINARIO

Colegiado:  1866 CO

FacebooktwitterpinterestFacebooktwitterpinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies